MANTA POLAR DE COLOR

Manta polar de 295 gramos/m2, con gran variedad de colores, perfectas para personalizar con serigrafía, transfer, bordado,  etc, sería la versión low cost de las mantas polares sublimadas pero para presupuestos más bajos, la cantidad de usos que se le puede dar las convierten en un artículo publicitario con el que las campañas tienen el éxito y el retorno garantizado por eso será interesante tenerlas en cuenta y ofrecerlas a vuestros clientes.
Tejido antipiling y ribeteado con puntas redondas.

NOTA: Este producto es de fabricación bajo pedido, disponemos del tejido pero una vez recibimos los pedidos tenemos que cortar y confeccionar, es por eso que el plazo de entrega es diferente a la mayoría de nuestros artículos que si tenemos en stock, lo mismo pasa con la cantidad mínima, para este producto el pedido mínimo es de dos bobinas de tejido, cada bobina tiene unos 50 metros aprox y salen de la manta pequeña unas 200 aprox y la manta grande unas 100 aprox, por lo que la cantidad final de los pedidos de este artículo será siempre aproximada y podrá variar ligeramente de estas cantidades.

    Descuento por cantidad

    Cantidad 200 - 499 500 - 999 1000+
    Precio 4,64  3,91  3,77 

    Descripción

    Mantas polares ideales para cualquier tipo de acción publicitaria, 2 medidas y una gran variedad de colores, se pueden personalizar perfectamente con serigrafía o transfer, también con bordado dependiendo de la personalización y del presupuesto de vuestros clientes.

    Las mantas polares son muy polivalentes ya que tienen multitud de usos, por ejemplo, manta de sofá, manta multiusos para llevar en el coche, manta para cubrir la cuna de nuestra mascota perro o gato, manta para cubrir los asientos del coche, manta para picnic y así un sin fin de posibles usos que hace que sea un artículo publicitario muy práctico y lo más importante, que el 100% de las personas le damos uso y eso es clave para que las acciones publicitarias de vuestros clientes lleguen a buen puerto y tengan el retorno esperado porque la publicidad no es un gasto, es una inversión y si se hace bien hecha tiene beneficios.